Detalle del Expositor

Inicio - Expositores

Resumen del expositor

Ing. Alexis Ernesto Piña Díaz

Ingeniero Geodesta

  Costa Rica

Ingeniero Geodesta con estudios de postgrado Magister Scientiarum en Catastro - Avaluos y Geomática.

Experto en el sector Geoespacial, con más de 19 años de experiencia desarrollando productos y servicios para las industrias del petróleo y gas, infraestructura, turismo, ambiente, proyectos gubernamentales y cooperación internacional.

Desarrollo y habilidades como Ingeniero Técnico, Gerente de Proyectos, Gerente Técnico-Administrativo y Gerente General. Con habilidades en el desarrollo de negocios internacionales, relaciones interinstitucionales, presentaciones técnicas y administrativas, manejo de equipos multidisciplinarios, planificación, administracion y ejecución de proyectos, entre otros. 

 


Fotogrametría terrestre: uso primordial en la Geociencia

Jueves 19 de Setiembre de 2024 / 11:30 AM - 11:55 AM

Cuando hablamos de fotogrametría automáticamente nos imaginamos sistemas aéreos tripulados con cámaras y sensores robustos o, en la actualidad, con sistemas aéreos no tripulados (drones) con cámaras que hasta caben en el puño de una mano. Sin embargo, olvidamos que la fotogrametría nació como técnica en 1859 con el arquitecto alemán Albrecht Meydenbauer (considerado padre de la fotogrametría arquitectónica y de la conservación del patrimonio cultural construido), la cual utilizaba intersecciones a partir de fotografías para el levantamiento de edificios.

 

Fig. 1: Cámara óptico-mecánicas utilizadas para fotogrametría terrestre en la antigüedad

Una de las primeras aplicaciones de la fotogrametría fue sin duda la fotogrametría terrestre hoy derivada en fotogrametría cercana. Antiguamente la fotogrametría terrestre era muy utilizada en levantamientos topográficos con el objeto de obtener la representación planialtimetrica del terreno a escalas grandes (1:500, 1:1000). Si se toman en el terreno dos vistas fotográficas, con las placas verticales y a igual altura sobre el suelo, pero separadas una cierta distancia entre sí, las fotografías obtenidas tienen propiedades estereoscópicas, es decir que, si se colocan las positivas correspondientes en un estereoscopio ordinario, se ve en relieve la parte del terreno fotografiada. En la fotogrametría terrestre la cámara fotogramétrica se encuentra apoyada sobre el terreno, y en el caso normal, los ejes de la cámara (o cámaras) son horizontales, paralelos entre sí y perpendiculares a la base.

En la actualidad se ha encontrado un nuevo uso a esta técnica, principalmente en la topografía tridimensional, la conservación de obras de arquitectura y el resguardo de monumentos históricos, pero también se presta eficientemente para el estudio de deformaciones de cuerpos sólidos y ensayos dinámicos en la industria aeronáutica y automotriz.

Una de las novedades más interesantes de estos desarrollos es la combinación de sistemas láser de detección y medición de la luz llamado LiDAR (Light Detection and Ranging por sus siglas en inglés) con las técnicas habituales fotogramétricas. Actualmente, la adquisición de datos en estudios fotogramétricos terrestre comúnmente se realiza a través de fotografía digital en banda visible y sensores remotos tales como cámaras multiespectrales o sistemas laser en combinación con información proveniente de sistemas de posicionamiento global, en las siguientes imágenes se muestran algunos equipos para la captura o levantamiento de información, bien sea pasiva (fotogrametría convencional) Fig.2 o activa (combinada con sensores Laser) Fig.3, para los diferentes usos en las geociencias.